Buscar este blog

Cargando...

viernes, 13 de diciembre de 2013

Bike Diary 2013-11 München. München-Starnberg

München

Esta vez viajé de Berlin a München con Mitfahrgelegenheit, que es un sistema donde las personas se inscriben y cuando viajan ya sea por Alemania o Europa, avisan en la página de dónde a dónde y en qué fecha y horario van, así que se les contacta personalmente (previa inscripción al sistema) y uno se pone de acuerdo directamente con ellos; el costo es mucho menor que en cualquier otro transporte porque son gastos compartidos, generalmente no hay realmente una "ganancia" de lo que cobran, sólo se paga la gas entre todos, además se puede conocer Alemania por Autobahn y paisajes diferentes a los del tren y del avión por supuesto; pero no sólo eso, sino que se conoce a gente muy agradable a quienes les gusta hacer amistades, no es sólo un servicio de transporte, sino una verdadera red de gente alivianada que le gusta compartir el viaje con otros. Es la segunda vez que uso este sistema y ambas experiencias han sido muy satisfactorias, en esta ocasión la Bromi y yo nos trepamos al auto de Andreas, un músico que iba con una amiga a München a dar un concierto. Su amiga y una chica eslovaca compartieron también este recorrido.


Al llegar a München, me bajé justo en el centro, donde se encuentra la Karlstor (La puerta de Carlos) que es la entrada oeste de la amurallada ciudad antigua y de ahí pedaleé hacia la casa de Carolin König bajo 40 grados.



Llegando a a casa de Carolin





Agradezco mucho la hospitalidad de Carolin, quien parece ser también amante de Berlin a juzgar por el post que hay en el cuarto que me cedió para mi estadía con ella.



Esa noche había fiesta de cumpleaños de un amigo de Carolin, donde tocaría un grupo de rock, así que fuimos en bici atravesando un bosquecito que va por la orilla del río.





Al siguiente día, por la mañana salimos hacia el centro para hacer un pequeño tour y recordar un poco los históricos lugares que había visitado hace seis años.


Llegando al centro, con la mejor guía que me ha acompañado en München



Altes Rathaus
El ayuntamiento antiguo. Del siglo XV y reconstruido después de la 2a guerra mundial.

En el primer lugar que paramos fue en la Marienplatz (Plaza central de München), donde abundan edificaciones estilo barroco y rococó, compitiendo con las italianas, en el siglo XIX la ciudad se ganó el apelativo de la Atenas de Isar y los muniqueses han destacado por su amor a las artes y cuentan con más de 300 editoriales y periódicos.

Marienplatz

Neues Rathaus
El ayuntamiento nuevo con figuras de la historia y leyendas bávaras en su fachada.



Después nos dirigimos hacia la Karlstor por la Neuhauser Straße, una de las calles donde se encuentran algunas cervecerías, entre ellas, algunas que fueron fundadas por los monjes que en alemán antiguo se dice München, palabra que da lugar a la ciudad, (Münich es ya una declinación del  término original), esos monjes fueron los primeros en fabricar las ahora famosas cervezas.

Neuhauser Straße

Karlstor
Formaba parte de las fortificaciones medievales.



Ministerio de justicia






Rumbo al Englischer Garten




Englischer Garten


El Englischer Garten es el parque más grande de München, tiene extensas áreas verdes naturalmente, varios espacios que son Bier Garten ("jardines de cerveza") en verano, una pagoda, donde tocan algunos músicos y rodeada por agradables espacios donde se pueden probar los platillos clásicos de la región y diversas bebidas.

Pagoda



Quiosco


Una de las vereditas que conectan los diferentes putos del parque.


Puente que atraviesa el río del parque


Surfing en el río del parque


Una vez que salimos del Englischer Garten decidimos ir a echarnos un chapuzón a Starnberg, donde está uno de los más grandes lagos de la región, así que tomamos por el camino más directo según nos señalaba el GPS de Carolin.


München-Starnberg



Saliendo de la ciudad




Si no mal recuerdo ese día estuvimos a 42 grados y el recorrido que nos esperaba nos iba a pasar factura cuando el sol se pusiera en lo más alto y sin un lugar dónde tomar un poco de sombra. Al inicio no nos dimos cuenta de lo fuerte que iba a estar el calor y lo ardiente del sol, primero porque aun era temprano y segundo porque había muchas sombras por lo tupido de los árboles al inicio del camino.



Cuando llegamos a un bosque que tendríamos que atravesar en una línea recta por varios kms, teníamos la esperanza de que ahí nos cobijarían un poco las sombras de los árboles que flanquean el camino, sin embargo era justo la hora en que el sol estaba en la posición exacta para que no hubiera sombra, alguna, de tal forma que atravesamos el bosque bajo el intenso sol y sólo con una botella de agua que Carolin amablemente compartió conmigo, porque, confiado de comprar agua en el camino, olvidé que en domingo Alemania está muerta y no abren ¡ni las farmacias!


Fueron 2 hrs avanzando hacia el horizonte al que apuntaba esta recta que parecía infinita.


Comenzaban algunas curvas y aparecían otros ciclistas


Salimos del bosque y el paisaje cambió a valles con trigales



Por fin llegamos a Starnberg







La respectiva medalla a la Brommie por su rodada en estos lares




Después del descanso y chapuzón muy bien merecidos, regresamos a München en tren, ya no nos daba la pila para volver con en las bicis. Llegando a la estación rodamos por bellas calles hasta la cervecerías más famosa de todo el mundo: ¡la Hoffbräuhaus!







El Hofbräuhaus fue la fábrica de cerveza de la corte en 1589

En 1654 fue trasladada al Platzl y en 1830 se constituyó como taberna.




No podíamos no tomar un buen tarro de cerveza y una muy buena comida típica de la región





¡Fue una excelente rodada y un magnífico día con una espléndida compañía!


Al día siguiente fuimos a desayunar antes de que volviera yo a Londres a continuar con las vacaciones, para volver de ahí finalmente a México. El desayuno fue el típico de München, salchichas preparadas con hierbas y alguna especie, acompañadas de una salsa agridulce, un pretzel clásico y por  supuesto una cerveza, ¡delicioso! un buen Münchner Frühstuck!


Ha sido una muy grata experiencia este viaje a y en München con Carolin, a quien conocí hace tres años en el mercadito de navidad de la Alexander Platz en Berlin y a quien agradezco su hospitalidad. es un gusto haber pasado del invernal y helado Berlin al caluroso y veraniego München en tan agradable compañía. Vielen Dank meine liebe Caro, ich hab´s dir schon gesagt: schöne Wetter, leckeres Essen, schöne Landeschaften, und überhaupt gemütliche und ganz nette Gelegenheit, du bist ehrlich wonderbar! Bis bald!

Eduardo. 

2010